El pasado 6 de junio el TS dictó una sentencia en la que establecía que el régimen aplicable a la representación de un paquete de acciones perteneciente a una comunidad hereditaria es el de mayoría recogido en el artículo 398 CC, descartando la aplicación de otras reglas especiales, como la contenida en el artículo 795 LEC, por haberse aceptado la herencia pura y simplemente.

En su sentencia de 6 de junio de 2016, el TS establece que el régimen aplicable a la representación de un paquete de acciones titularidad de una comunidad hereditaria para el ejercicio de los derechos de socio es el de la comunidad de bienes, concretamente, el régimen de mayoría regulado en el artículo 398 CC.

La cuestión de fondo referida se planteó como consecuencia de la demanda interpuesta por tres personas físicas contra una sociedad anónima, solicitando que se ordenase la inscripción de una de ellas en el libro registro de acciones nominativas de la sociedad, como representante de la comunidad hereditaria, para el ejercicio de los derechos de socio que correspondían al paquete accionarial incluido en la herencia. Los tres actores ostentaban de forma conjunta el 53,12% de la comunidad hereditaria (un 17,70% cada uno de ellos), mientras que una cuarta persona, a cuyo nombre se había inscrito la representación de las acciones, ostentaba el 46,87% restante.

En las sentencias de primera y segunda instancia se estimaron las pretensiones de los actores, desestimando el TS en la sentencia que aquí se analiza el recurso de casación interpuesto por la entidad demandada.

La inscripción como representante del paquete de acciones pertenecientes a la comunidad hereditaria a la persona que ostentaba la titularidad del 46,87% de ésta, se había practicado sobre la base del artículo 795 LEC. Dicha norma establece que, una vez hecho el inventario de los bienes de la herencia, el tribunal debe determinar lo que según las circunstancias corresponda sobre la administración del caudal, su custodia y conservación. Para ello ha de atenderse a la voluntad del testador y, en su defecto, a lo establecido en una serie de reglas recogidas en ese artículo. Entre esas normas, se encuentra la que dispone el nombramiento como administrador del viudo o la viuda y, en su defecto, del heredero o legatario de parte alícuota que tuviera mayor parte en la herencia.

El TS descarta la aplicación del artículo 795.2 LEC (por remisión del artículo 1.020 CC), que había sido propuesta por la parte recurrente, considerando que el artículo 1.020 CC condiciona la remisión a la LEC a que, por vía judicial, se haya realizado la aceptación de la herencia a beneficio de inventario. Constando aceptada la herencia, sin haberse hecho uso de la posibilidad de acogerse al recurso del beneficio de inventario, la remisión a la aplicación de la regla especial contenida en el artículo 795.2 LEC carece de fundamento para dirimir a quién le corresponde ostentar la representación de la herencia en el ejercicio de los derechos de socio del paquete accionarial.

Ante la falta de previsión normativa sobre esta cuestión en la regulación de la comunidad hereditaria, y las circunstancias del presente caso (ausencia de disposición testamentaria al respecto y falta de acuerdo entre los coherederos), la remisión correcta, dada la situación de comunidad e indivisión de bienes, es a las normas que rigen la comunidad de bienes. En ese ámbito, el artículo 398 del Código Civil establece para la administración de los bienes comunes el principio de mayoría, esto es, la adopción de acuerdos por la mayoría de los partícipes. Se entiende que existe mayoría cuando el acuerdo se adopta por los partícipes que representen la mayor cantidad de los intereses que constituyan el objeto de la comunidad o el mayor capital de la comunidad.

En este sentido, la Sala cita la previsión normativa contenida en el artículo 126 LSC que, en los casos de copropiedad de participaciones sociales o acciones, se remite a las reglas de la comunidad ordinaria a la hora de designar una sola persona para el ejercicio de los derechos de socio.