El 12 de junio de 2015, fueron publicados en el Diario Oficial de la Federación los lineamientos que regulan el proceso de mediación sobre el uso y ocupación superficial en materia de hidrocarburos (los “Lineamientos”), expedidos por la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (“SEDATU”).

DISPOSICIONES GENERALES

Los Lineamientos tienen como finalidad regular los procesos de mediación1 que se lleven a cabo entre los contratistas, y los propietarios o titulares de terrenos, o de bienes o derechos sobre los mismos.

El proceso de mediación se basará en las formas adquisición, uso, goce o afectación, de los terrenos, bienes o derechos necesarios para llevar a cabo las actividades de exploración y explotación de hidrocarburos y la contraprestación que corresponda.

Para ellos, la Unidad de Utilización del Suelo para Proyectos en Energía e Inversiones Físicas de los Fondos Mineros (la “Unidad)”, será la instancia administrativa encargada de recibir las solicitudes de mediación, tramitarlas, darles seguimiento hasta su conclusión e informar a las instancias correspondientes sobre los resultados de la misma, también la Unidad es la encargada de interpretar las disposiciones establecidas en los Lineamientos.

Por su parte el mediador2 tiene la obligación de conducir la mediación sujetándose siempre a los principios rectores de la misma, fomentando y cuidando en todo momento un diálogo respetuoso, informado y eficaz. Con ese fin sus intervenciones deberán llevarse a cabo con un lenguaje claro y en un marco de transparencia, desarrollando el proceso de mediación bajo los principios rectores de: (i) Voluntariedad; (ii) Confidencialidad; (iii) Imparcialidad; (iv) Equidad; (v) Legalidad; (vi) Honestidad; (vii) Flexibilidad; y (viii) Oralidad.

En este sentido, la conducción de la mediación estará a cargo del mediador con el fin de proveer a las partes de las mejores condiciones para que se alcancen acuerdos voluntarios y satisfactorios, propiciando la comunicación y entendimiento para la construcción de una sana relación en el futuro entre las partes, a su vez, y a efecto de proveer de todos los instrumentos necesarios que faciliten los servicios de mediación, el mediador, con el consentimiento de las partes podrá utilizar medios electrónicos, visuales, teleconferencias, videoconferencias y cualquier otra tecnología de conformidad con las disposiciones jurídicas aplicables.

PROCESO DE MEDIACIÓN

La mediación es un proceso progresivo por lo que una vez alcanzado un acuerdo para mediación y reconocido por las partes éste es irreversible y debe observarse en lo subsecuente.

La mediación iniciará previa solicitud del asignatario o contratista, una vez que no se haya llegado a un acuerdo durante la negociación, y transcurrido el plazo de 180 días naturales, contados a partir de la notificación hecha al propietario o titular del terreno, bien o derecho de que se trate y deberá contener: (i) Razón o social del solicitante; (ii) Domicilio del solicitante; (iii) Descripción del proyecto energético; (iv) Ubicación del proyecto energético; (v) Nombre del propietario o titular del terreno, bien o derecho; (vi) Descripción detallada de las negociaciones llevadas a cabo; (vii) Avalúos en términos del artículo 104 de la Ley de Hidrocarburos; (viii) Copia de la notificación realizada a la SEDATU del inicio de las negociaciones y; (ix) Estudio de Impacto Social.

El mediador realizará una primera convocatoria a sesión para iniciar la etapa preparatoria a la mediación, la cual tiene dos fases:

a) Inducción.- El Mediador acerca a las partes a la mediación, orientándolos sobre las disposiciones legales que la rigen y sus alcances; también explicará las opciones existentes en la Ley de Hidrocarburos y su Reglamento para lograr una solución por la vía judicial, o administrativa, una vez terminada la inducción el mediador solicitará a las partes que expresen su consentimiento para proceder a la etapa de diálogos.

b) Información.- Los asignatarios o contratistas, harán una presentación del proyecto energético. A su vez, los propietarios de bienes o derechos expondrán lo que a su derecho convenga, respecto al objeto de la mediación.

Posteriormente se iniciará la etapa de diálogos, en la cual el Mediador conducirá el proceso a través de sesiones en las que formulará a las partes preguntas pertinentes que lo lleven a identificar la situación y las posibles formas adquisición, uso, goce o afectación de los terrenos, bienes o derechos, y una vez revisada la información proveniente de los avalúos a los que se refiere el artículo 107 de la Ley de Hidrocarburos, propondrá el monto de la contraprestación.

El mediador notificará personalmente a las partes la propuesta de contraprestación, las cuales contarán con treinta días naturales a partir de dicha notificación para manifestar su conformidad.

Una vez que sea manifestada la conformidad por las partes el Mediador las convocará para suscribir el acuerdo, para posteriormente hacerlo del conocimiento de la Unidad.

Finalmente, es importante mencionar que la mediación deberá sustanciarse dentro de un plazo que no exceda 120 días naturales.