En medio de la principal reforma estructural de México, el marco jurídico actual permitirá la creación de Fibras-E, un vehículo de inversión bursátil que dará acceso a inversionistas a proyectos maduros, tanto en el sector energético como en el sector de infraestructura.

Santamarina y Steta está siguiendo muy de cerca el trabajo de los reguladores mexicanos para la implementación de estos instrumentos financieros, que impulsarán importantes inversiones y que además reducirán el estrés financiero de diversas empresas productivas del Estado, como Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE), con la llegada de múltiples inversionistas que podrán inyectar fondos a dichas empresas, bajo la protección de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores de México y la supervisión de la Bolsa Mexicana de Valores.

En México el lanzamiento de Fibras ha demostrado gran éxito en el sector inmobiliario en los últimos años. Ahora bien, las Fibras E pretenden aprovechar ese éxito, en tanto que derivan de una mezcla de las actuales Fibras (bienes raíces), los MLPs extranjeros (master limited partnerships) y YieldCo, con la diferencia de que éstas constituyen un instrumento de inversión especializada en proyectos de energía, así como para sectores de infraestructura, transporte e hidrocarburos.