Es posible que muy pronto Miami sea una de otras importantes metrópolis estadounidenses que se vanaglorian de tener proyectos innovadores de senderos urbanos que han transformado los vecindarios y desencadenado una vorágine de inversiones privadas. The Underline, un desarrollo propuesto impulsado por el grupo sin fines de lucro Friends of the Underline en colaboración con el condado de Miami-Dade, convertirá los terrenos infrautilizados que se encuentran debajo de la línea del Metrorail del condado en un sistema emblemático de senderos urbanos y parques lineares integrados con el sistema de transporte público del condado.

El análisis de otros proyectos similares en diferentes lugares del país sugiere que The Underline puede convertirse en un impulso económico poderoso para Miami. La tan elogiada High Line de la Ciudad de Nueva York, un parque linear elevado de aproximadamente 1,5 millas construido en un tramo fuera de uso del Ferrocarril Central de Nueva York, atrae a casi cinco millones de visitantes cada año y ha fomentado desarrollos inmobiliarios adyacentes por un valor de USD 2.000 millones. En Atlanta, la transformación de un corredor histórico de 22 millas del ferrocarril en parques lineares y senderos multiuso, conocido como Beltline, ha generado USD 2.400 millones en proyectos de desarrollo privados.

Posiblemente, el proyecto también producirá efectos económicos no tan obvios, como atraer y retener al talento joven en Miami. Los milénicos valoran mucho el estilo de vida de las comunidades conectadas mediante transporte público que ofrecen un sentido de pertenencia y alternativas que permiten evitar pasar horas conduciendo a paso de tortuga en la carretera. The Underline puede contribuir a sacar a Miami de la lista de ciudades más mortales para los peatones y situarla en el mapa como un destino habitable y vibrante para los profesionales jóvenes.

El condado está preparado para desempeñar un papel fundamental en impulsar los desarrollos privados a lo largo del corredor mediante proyectos de desarrollo conjuntos y la creación de colaboraciones público-privadas (“P3”). En 1978, el condado designó los terrenos que se encuentran debajo e inmediatamente adyacentes a la línea de Metrorail como “Zona de tránsito rápido (“Rapid Transit Zone” o “RTZ”) y dotó a la RTZ de una serie de normas de desarrollo dirigidas a fomentar una densidad más elevada a lo largo de la línea del tren e incentivar el flujo de capital privado. El Departamento de Transporte Público de Miami-Dade empleo las normas de la RTZ a finales de la década de 1990 al convocar una licitación que ofreció nueve estaciones de Metrorail para desarrollo conjunto. Es posible que The Underline inicie una ronda similar de invitaciones al sector privado.

Además, este tipo de proyecto probablemente impulse la creación de P3. Aparte de las colaboraciones para el desarrollo de terrenos de propiedad pública cerca del Metrorail, puede que a medida que avanza el proyecto de The Underline, el condado convoque licitaciones para colaboraciones de servicios de construcción y mantenimiento. El mes pasado, la Asamblea General de Georgia (Georgia General Assembly) aprobó una ley que podría permitir que las P3 financien y construyan una gran cantidad de proyectos a lo largo de la Beltline a fin de acelerar los nuevos desarrollos adyacentes a dicha línea. Como Florida ya ha aprobado normativa sobre P3 de carácter progresivo, el estado se encuentra un paso por delante.

Conforme se terminan de urbanizar las últimas parcelas de propiedades sobre la costa, The Underline puede convertirse en el próximo corredor en auge de la región para inversiones privadas. Los promotores y empresarios seguramente aprovecharán lo que promete ser un desarrollo urbanístico de primer nivel en nuestra comunidad.