El 15 de noviembre de 2014, el Diario Oficial de la Unión Europea L330, de 15 de noviembre de 2014, publicó la Directiva 2014/95/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 22 de octubre de 2014, por la que se modifica la Directiva 2013/34/UE en lo que respecta a la divulgación de información no financiera e información sobre diversidad por parte de determinadas grandes empresas y determinados grupos.  

El núcleo central de esta Directiva es la configuración del deber legal de las empresas o grupos con más de 500 empleados, de proporcionar informaciones no financieras relacionadas con cuestiones medioambientales, así como relativas al personal de la empresa, los derechos humanos y mecanismos de prevención de hechos ilícitos. La Directiva exige que los Estados miembros deberán establecer las disposiciones legales, reglamentarias y administrativas necesarias para que las empresas, afectadas por la Directiva, cumplan con esta obligación respecto de las actividades desarrolladas en el ejercicio 2017. No obstante esto, en la práctica española y europea, muchas sociedades, especialmente en el sector energético, ya divulgan informes individuales sobre información no financiera (memorias de sostenibilidad) que se realizan conforme a modelos nacionales e internacionales normalizados. La Directiva, consciente de esta práctica, admite que esas memorias de sostenibilidad se sigan publicando de forma separada al informe de gestión, siempre que las mismas contengan la información detallada en esta norma, se publiquen conjuntamente con el informe de gestión, advirtiendo en éste de su existencia, y se difundan a través de la página web de la sociedad.

1. Finalidad y objeto

La Directiva parte de la idea de que la divulgación de información no financiera es esencial para la gestión de la transición hacia una economía mundial sostenible que combine la rentabilidad a largo plazo con la justicia social y la protección del medio ambiente. Para alcanzar ese objetivo, es necesario aumentar y homogenizar la información social y medioambiental que las empresas europeas facilitan a los mercados.

Con esa finalidad, la presente Directiva tiene como objeto establecer la obligación de que las empresas comprendidas en su ámbito de aplicación, incluyan en sus informes de gestión un estado no financiero que contenga información relativa, como mínimo, a cuestiones medio ambientales y sociales, así como relativas al personal, al respeto de los derechos humanos y a la lucha con la corrupción y el soborno. Dichas informaciones deberán ser facilitadas en la medida en que resulten necesarias para comprender la evolución, los resultados y la situación de la empresa, y el impacto de su actividad.

2. Ámbito subjetivo de aplicación

La presente Directiva solo aplica a aquellas empresas consideradas de interés público que tenga un número medio de empleados superior a 500 durante el ejercicio en curso. En virtud del art. 2.1 de la Directiva 2013/34, se entiende que son empresas de interés público:

  • las que están reguladas por el Derecho de un Estado miembro y cuyos valores mobiliarios sean admitidos a negociación en un mercado regulado de cualquier Estado miembro, con arreglo a la definición del artículo 4, apartado 1, punto 14, de la Directiva 2004/39/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 21 de abril de 2004, relativa a los mercados de instrumentos financieros;
  • las entidades de crédito, tal como se definen en el artículo 4, punto 1, de la Directiva 2006/48/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 14 de junio de 2006, relativa al acceso a la actividad de las entidades de crédito y a su ejercicio, y que sean distintas de aquellas a las que hace referencia el artículo 2 de dicha Directiva;
  • las empresas de seguros, en el sentido del artículo 2, apartado 1, de la Directiva 91/674/CEE del Consejo, de 19 de diciembre de 1991, relativa a las cuentas anuales y a las cuentas consolidadas de las empresas de seguros; y
  • todas aquellas que hayan sido calificadas como tales por los Estados miembros, por ejemplo, en razón de su importancia pública significativa, por la naturaleza de su actividad, del tamaño o número de empleados.

Las sociedades filiales no están obligadas a formular un estado no financiero individual, cuando las mismas estén incluidas en el estado no financiero consolidado de otra sociedad del grupo.

No están sometidas a esta obligación, aquellas empresas que en la actualidad elaboren informes separados (memoria de sostenibilidad) que, basados o no en marcos normativos nacionales, de la Unión Europea o internacionales (por ejemplo: Pacto Mundial de las Naciones Unidas, norma ISO 26000, etc.), incluyan todos los aspectos que se detallan en el apartado 3 de este e-bulletin, y siempre que dicho informe separado:

  • se publique conjuntamente con el informe de gestión;
  • se difunda a través de la página web de la sociedad dentro de un plazo razonable, no superior a 6 meses desde la fecha de cierre del ejercicio; y
  • se haga referencia al mismo en el informe de gestión.

3. Contenido de la información

El estado no financiero deberá hacer referencia a las siguientes materias:

  • medioambientales y sociales;
  • relativas al personal;
  • política de diversidad aplicada en relación con los órganos de administración, dirección y supervisión de la empresa en lo que se refiere a cuestiones, como por ejemplo, la edad, el género o la formación y experiencia profesionales;
  • respeto de los derechos humanos; y
  • lucha contra la corrupción y el soborno.

En relación con las mismas, en el estado no financiero se debe incluir:

  • una breve descripción del modelo de negocio;
  • una descripción de las políticas que aplica la empresa en relación con dichas cuestiones, que incluya los procedimientos de diligencia debida aplicados;
  • los resultados de esas políticas;
  • los principales riesgos relacionados con las referidas materias;
  • indicadores clave de resultados no financieros, que sean pertinentes respecto de la actividad concreta;
  • una descripción de los objetivos de esa política de diversidad, la forma en que se aplica y los resultados.

No obstante esto, se admite que, en casos excepcionales, las empresas puedan omitir determinadas informaciones cuando se justifique debidamente que la divulgación de la información pueda perjudicar gravemente a la posición comercial de la empresa, siempre que tal omisión no impida una comprensión fiel y equilibrada de la evolución, los resultados y la situación de la empresa, y del impacto de su actividad.

4. Forma de facilitar la información no financiera

El estado no financiero deberá incluirse:

  • en el informe de gestión, o
  • en un informe separado (las denominadas en la práctica española, memorias de sostenibilidad) siempre que se cumplan las condiciones señaladas en el apartado 1 de este e-bulletin.

5. Verificación del estado no financiero

Los auditores de la sociedad únicamente deberán comprobar si las empresas han cumplido o no con la obligación de informar sobre el estado no financiero. Los Estados miembros podrán establecer la obligación de que la información contenida en los estados no financieros sea verificada por una prestador de servicios de verificación independiente.